Página Oficial

martes, 25 de noviembre de 2014

25 de noviembre: Día internacional de la NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Los libros de texto del colegio siempre me hablaron de ustedes, de las hermanas Mirabal, pero de una forma superficial. Y yo quería profundizar. Decían que tuvieron la valentía de luchar por la libertad política del país, y que se oponían fervientemente a la tiranía de un tal Trujillo. Y que este para liberarse de sus más insistentes opositoras decidió ponerle fin a sus vidas. Mandándolas a matar de la forma más cruel. Que unos sicarios, por orden suya, la apalearon y luego la lanzaron al abismo. Al final del escrito rezaba: ''Y así murieron las mariposas''.
Mi mente se nublaba y me entraba un vértigo, porque para ese entonces, que gozaba de la más pura inocencia , cuando leí de ustedes por primera vez, y aún ahora que los años me pesan, me cuesta creer como un ser humano tiene la sangre fría para atentar contra la vida de su prójimo; y más cuando se trata de una mujer; de la rosa más linda del jardín de Dios.
No quería quedarme con ese informe frío e insensible, quería atesorar en mi mente los recuerdos más dulce de las mariposas. Quería conocer sus vidas, sus primeros años, su color favorito, qué les apasionaba...esos pequeños detalles, quizás irrelevante, para un informe formal, que no te cuentan en los libros de la escuela.
Y fue así, gracias a esta hambre, que encontré ''En el tiempo de las mariposas de Julia Alvarez'', una joya y un manjar literario que habla de ustedes. Me pasaba hora leyendo sobre la hermosa Minerva, la devoradora de libros y poesía, quien fue bendecida con una inteligencia prodigiosa; una muchacha que destacaba por su sensibilidad ''y que no se dejaba por nadie'' como se dice popularmente, pues defendía sus ideales, aunque le costara la vida. Y tuvo la gallardía de hacerle un gran desaire a Trujillo, pues este había puesto los ojos en ella. Fue ahí que empezó la persecución contra la familia. Luego, teníamos a la pequeña y terca María Teresa, quien con su pequeño diario, Plasmaba en él, a veces, a través del dibujo todo lo que le pasaba y le gustaba; su vestido favorito, qué le molestaba, sus ocurrencias, y cómo soñaba con su príncipe azul. Era la ternura personificada. Y la devota y servicial Patria, quien soñaba con hacerse monja, pero la providencia decidió que era mejor que formará un hogar con un hombre de gran corazón, como lo fue su esposo.
Hermosas Mariposas, fueron la voz de un pueblo cansado, de un pueblo hastiado de un régimen que los anulaba, los oprimía. De un pueblo con miedo a la ira del dictador, de aquel que poco a poco les iba robando su identidad. Ustedes, mujeres grandes, nos dieron cátedra de patriotismo, de no tener temor a alzar la voz, aún cuando sus ideales incomodaran a los ''poderosos'' y desataran la tormenta del siglo. Ser fiel a nuestros principios, y pelear por lo que se cree justo.
Eran las más linda; vuelen siempre alto MARIPOSAS.
Y como dice Galeano en ''Los hijos de los días: En su memoria, en memoria de su belleza incomible, hoy es el Día mundial contra la violencia doméstica. O sea: contra la violencia de los trujillitos que ejercen la dictadura dentro de cada casa.

2 comentarios:

  1. Hermosas palabras, me encantan tus escritos. Felicitaciones por tus paginas.
    Saludos.

    ResponderEliminar